(+34) 629 922 230

Calle Azalea 450, Soto de la Moraleja - 28109 Alcobendas - Madrid

Síguenos
Top
 

Los 5 pasos a seguir cuando te sientes bloqueado y no puedes avanzar

¿Estás bloqueado o bloqueada y no avanzas? ¿Sientes que te atascas con varios asuntos que tendrías que resolver, pero te encuentras en un estado de confusión mental?

La sensación es de “no sé por dónde empezar”. Esto genera ansiedad, lo que empeora aún más la situación. Y la consecuencia más inmediata es la procastinación, retrasando aquello que deberías hacer.

Es curioso cómo funcionan las cosas. Y cómo, cuando eres más consciente, te das cuenta de las sincronicidades que se producen en tu vida. Éste es un tema fascinante, que intentaré tratar en otro artículo, pero te comentaré cómo también se han producido en relación con el tema de hoy.

Hace algunos días estaba pensando en cómo estructurar una consulta para trabajar sobre esas situaciones en las que alguien se siente bloqueado. Me puse a pensar en qué técnicas utilizar. También, en cómo organizar estas técnicas para ser más útil a aquellas personas que se enfrentan a este tipo de situaciones. Y a partir de ese momento me empezaron a llegar informaciones de diferentes fuentes, que trataban este problema.

Una de ellas fue un artículo de Ángel Alegre, de viviralmaximo.net, que se titulaba“Qué hacer cuando todo te sale mal“. Y poco después, leo un artículo del Blog de Deepak Chopra, en el que justo trata también este tema. Se titulaba “¿Te sientes bloqueado? Cómo crear una estrategia para avanzar”

Agradezco mucho al Universo que me pusiese delante estos textos justo en este momento. Me han ayudado a completar lo que había empezado.

Mi método de 5 pasos para cuando te sientas bloqueado 

Antes que nada, hay que pensar que si estás en pleno “atasco”, te sientes bloqueado o bloqueada, lo principal es que salgas de esa situación de bloqueo emocional y mental.

¿Cómo?

respirar-terapias naturalesSimplemente deja de hacer todo lo que estés haciendo (o intentando hacer), y respira.

Sí, respirar te va a ayudar a salir del bloqueo y alcanzar una situación de calma, imprescindible para enfocar tu mente y que vuelva a ser “operativa”.

Hay muchas técnicas respiratorias que se pueden utilizar en un proceso de este tipo. Por ejemplo la respiración de exhalación prolongada, que puedes ver en mi ebook “Aumenta tu energía positiva”, o la respiración centrada en el corazón, que puedes aprender en este artículo de mi Blog: “Mejora tu salud aprendiendo a controlar tu estrés”.

¿Cuanto tiempo parar?

Pues aquí depende de cómo estés. A veces con unos minutos de respiración, y estirar las piernas con un pequeño paseo (mejor al aire libre, y si puedes andar descalzo sobre la hierba ya sería “la bomba”), puede ser suficiente para conseguir una mente más clara.

Pero otras veces quizás deberías tomarte la tarde libre o parar todo un día para “recomponerte”. Si sientes que tienes que hacerlo así, no lo dudes. Al final recuperarás el tiempo mejorando tu productividad.

Paso 1: tu objetivo

En este método que te propongo, tienes que empezar por el final, por aquello a donde quieres llegar. A partir de ahí podrás establecer los pasos que necesitas dar para llegar hasta tu objetivo.

Como he dicho, lo primero es tener claro lo que quieres conseguir. En una situación de bloqueo va a ser algo del tipo:

-todos mis asuntos pendientes se tienen que resolver en un plazo de tiempo adecuado, o

-al finalizar esta semana, o este mes,… esto, esto y esto tiene que estar terminado

Paso 2: tu lista de prioridades

Hay que establecer una jerarquía de prioridades con todos esos temas a resolver. Me explico, debes decidir lo que es importante y lo que es urgente.

De esta manera tendrás un listado de cosas que serán:

-Importantes y urgenteslista bloqueos-terapias alternativas

-Urgentes pero no importantes

-Importantes pero no urgentes

-No importantes y no urgentes

 

Desde luego no todo puede ser importante y urgente. No se pueden resolver todos los temas a la vez. Hay que ir de uno en uno. Porque si tu listado está lleno de cosas importantes y urgentes, claramente podemos ver que ése es el problema que te hace posponer todo para otro momento.

En este momento, tienes que hacerte algunas preguntas:

¿Puedo realizar yo solo o sola todas estas tareas?

¿Podría delegar algunas de ellas?

¿Realmente son todas de mi responsabilidad?

¿Hay algo que pueda de verdad posponer y que no suponga un problema?

Contéstate con toda la honestidad,  y no te engañes. Probablemente en este paso puedas quitar algún tema de la lista de tareas que acabas de hacer.

Paso 3: optimiza tu tiempo

Este paso es muy importante, y una vez más tienes que ser honesto/honesta contigo.

Tienes que dividir tu tiempo entre todas las actividades y tareas que realizas en una semana (168 horas). Y asignarles porcentajes.

Debes tener en cuenta como mínimo los siguientes aspectos:

Tiempo dedicado al trabajo (tanto si trabajas en casa como fuera de ella)

Tiempo dedicado a la familia

Tiempo dedicado a la casa (limpieza, orden, compra)

Tiempo dedicado al ocio y a los amigos

Tiempo dedicado a descansar (incluidas las horas de dormir)

Tiempo dedicado a ti

Ahora marca el porcentaje que dedicas actualmente a cada una de estas actividades.

A continuación, debes redistribuir los porcentajes para poder incluir tus temas sin resolver. Si necesitas añadir algún espacio porque los anteriores no contemplan una de tus actividades pendientes, hazlo.

Sé consciente de aquellos aspectos a los que dedicas más tiempo del necesario (cronófagos=lo que come tu tiempo, resta tu energía y obstruye tu avance), y de aquellos que están más deficitarios.

En cualquier caso, el tiempo es el que es, y aunque sea de manera puntual tienes que hacer el hueco necesario para tus temas pendientes.

Pero, por supuesto, ¡la suma de los porcentajes no puede ser ni mayor ni menor que el 100%!

Paso 4: ¡saca de tu vida lo que ya no te sirve!

Este paso es bastante diferente de todos los anteriores. En este punto vamos a hablar en términos energéticos.

La mayoría de las veces cuando te sientes bloqueado, tu energía vital, la que te permite realizar todas tus funciones, está atascada. La energía necesita fluir. Y no sólo tu energía vital, sino la energía de todo aquello que te rodea.

Si eres de esas personas que tiene tendencia a acumular cosas, o tienes tu mesa de trabajo con montones de papeles, o tienes tu armario con ropa que llevas un año o más sin ponerte, este paso es imprescindible para ti.

La energía tiene que moverse, hay que deshacerse de lo viejo para que entre lo nuevo. Hay que renovar y generar movimiento. Sólo avanzamos cuando nos movemos.

Yo, cada cierto tiempo hago limpieza. Lo llamo “zafarrancho de combate”. Me lío la manta a la cabeza y empiezo a tirar de todo. Sin pensar mucho, para no arrepentirme en el mismo momento en que lo estoy haciendo.

cosas-salud bioenergética

Suelo empezar por el armario de la ropa, porque es lo que me resulta más sencillo y evidente, pero después voy por toda la casa, la cocina, el despacho, el trastero, el garage. Te sorprendería ver la cantidad de cosas de las que puedes deshacerte sin problema.

Lo hacía hasta ahora sin un método concreto. Pero una vez más, gracias a las señales (sincronicidades) que la vida te pone delante para facilitarte las cosas, en un momento de estos de “necesito despejar mi vida”, me topé con un método interesante y de eficacia probada según sus autoras. No recuerdo su nombre (eran dos mujeres), pero el sistema sí ya que lo realicé inmediatamente.

El sistema:

Es muy simple: sólo tienes que deshacerte de 27 cosas cada día durante 9 días. En total ¡243 cosas!

Dirás ¡qué barbaridad! Sí eso es lo mismo que pensé yo, pero lo cierto es que una vez que te pones a ello, podrías tirar bastantes más de 27 cosas cada día. ¡No me podía imaginar la cantidad de CDs de música, inservibles (al menos para mí), que llevaban formando parte de mi vida tantos años que ni lo recordaba!

Estamos hablando de cosas materiales, pero esto puede aplicarse igualmente a personas, compromisos, o actividades repetitivas que solemos hacer sin saber muy bien porqué. Si ya no te sirven y te quitan energía, sácalas de tu vida.

Por favor, si estás bloqueado, no te saltes este paso, ni te lo tomes a la ligera. Hazlo y verás que funciona.

Paso 5: ¡ponte a trabajar!

Ahora ya sí. Hay que ponerse a trabajar.

Ya has despejado tu mente, has hecho hueco y has renovado tu energía.

Empieza ya a resolver tus temas pendientes. Ya no hay motivos para la procastinación. Empieza por el primero de tu lista, y después por el siguiente.

Sólo recuerda que “el movimiento se demuestra andando”.

¡Deja de sufrir por situaciones que tú puedes cambiar!

Me encantaría que me dejases tus comentarios sobre el artículo. Incluso que te animases a poner en práctica estos pasos y me dijeses si te ha funcionado, si has dejado de estar bloqueado.

O ¿tienes tu propio método y quieres compartirlo?.

yolanda

No hay comentarios

Publicar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR