(+34) 629 922 230

Calle Azalea 450, Soto de la Moraleja - 28109 Alcobendas - Madrid

Síguenos
Top
 

El campo bioenergético: la frontera de la salud humana

¿Por qué es importante para la salud conocer nuestra realidad bioenergética?

La salud no es sólo la ausencia de enfermedad. Según la OMS, “salud es el estado completo de bienestar físico y social que tiene una persona”Desde mi punto de vista habría que añadir bienestar psicoemocional y espiritual, y así, el estado óptimo de salud sería aquel que nos genera un bienestar a todos los niveles, físico, social, psicoemocional y espiritual. Al bienestar se llega a través del equilibrio, ya sea equilibrio físico, es decir sin alteraciones o molestias que nos impidan realizar una vida normal, equilibrio psicoemocional, que nos permite estar alegres y vivir en paz y armonía, o equilibrio espiritual, que tiene que ver más con la evolución y el desarrollo personal, y aquí cada uno se encontrará con seguridad en un punto diferente de su recorrido. Y como veremos más adelante, tendríamos que añadir también el equilibrio energético.

Pero tenemos además que introducir un tema importante, que se recoge perfectamente en esta frase de Wyan Dyer (autor de “Tus zonas errónes”) sobre la salud:

“El estado de salud es un estado natural, y los medios para lograrlo están dentro de las posibilidades de cada uno de nosotros”

Y es que somos responsables de lo que ocurre en nuestra vida, por lo tanto tenemos que empezar a actuar, tenemos que recuperar el poder para conseguir estar mejor, más saludables, más plenos. En definitiva encontrar el equilibrio, la armonía y el bienestar en todos los aspectos de nuestra vida depende principalmente de nosotros mismos.

¿Cómo trabajamos desde el enfoque bioenergético de la salud para llegar a ese equilibrio?

Esta forma de trabajar para mantener un estado óptimo de salud, se basa en entender que la persona es un todo, y que lo que afecta a una parte afecta al conjunto. Por eso, no nos fijamos sólo en los síntomas sino que valoramos todos los aspectos que nos acerquen al origen o la posible causa del desequilibrio para poder establecer las estrategias de salud más adecuadas para cada persona en concreto. Y lo hacemos desde el estudio de la bioenergía humana.

La bioenergía humana, según la Dra. Valerie Hunt, neurobióloga y una de las mayores autoridades científicas en el estudio de la energía humana, es la energía que se crea al interaccionar la energía eléctrica de los átomos del cuerpo con la energía del mundo exterior, y resalta que lo importante es esta interacción, la comunicación entre los campos. La bioenergía humana, o la estructura energética humana es lo que se ha llamado también el aura, lo que ocurre es que a esta palabra se le han dado muchas connotaciones que hacen que haya mucha confusión con este término.

Es importante conocer nuestra realidad energética, porque si asumimos que somos responsables de nuestra vida y que necesitamos actuar y tomar las riendas, realmente sólo podemos actuar sobre aquello que conocemos. Por lo tanto, saber que tenemos un cuerpo energético y conocerlo nos hace ser más conscientes de cómo somos y de las posibilidades que tenemos, y nos permite recuperar el control de nuestra realidad y de nuestra salud.

Valerie Hunt no es la única científica que ha trabajado sobre el campo bioenergético humano. Hay muchos otros que han hecho importantes aportaciones al conocimiento de nuestra realidad energética. Por ejemplo el Dr. James L. Oschman, conocido como el padre de la Medicina Energética y descubridor de la matriz viviente, que define como un sistema continuo que se extiende por todas partes en el cuerpo y que permite una cooperación continua de las células con su entorno, afirma que “no pasa nada en la naturaleza sin un intercambio de energía, y no hay ninguna excepción a esto”. Barbara Ann Brennan, investigadora de la Nasa, en sus libros “Manos que curan” “Hágase la luz”, describe perfectamente cada una de las capas del cuerpo energético humano. Y hay otros muchos.

Simplificando todo esto, podemos decir que el cuerpo físico es sólo una parte de lo que somos, ya que tenemos además un cuerpo energético que nutre nuestro cuerpo físico y nos protege del entorno a la vez que nos permite comunicarnos con él. El campo bioenergético (nuestro cuerpo energético) es donde primero llega la información antes de llegar a los sentidos; como dice Valerie Hunt es la frontera de la salud humana. Cuando en este campo hay perturbaciones, tarde o temprano se manifestarán en el cuerpo físico. Por eso, cuanto más fuerte sea el campo energético de la persona, mejor se enfrentará y resistirá ante cualquier situación adversa que se le presente. Cuanto más fuerte sea el campo energético de un fumador, mejor podrá soportar los efectos tóxicos del tabaco; cuanto más fuerte sea el campo energético de un deportista, mayor será su resistencia al esfuerzo y a posibles lesiones.

Las nuevas tecnologías que nos permiten ver el campo bioenergético humano

Todo está conectado, cuerpo-mente-emociones. Cuando se observa el campo bioenergético, se puede ver cómo éste se modifica según lo que estés viviendo, según las emociones, incluso los pensamientos pueden cambiar tu campo bioenergético. Pero además, se modifica también nuestro entorno, porque interaccionamos constantemente con otros campos, y como somos como imanes, si estamos ordenados, los que están cerca de nosotros se ordenarán con nosotros. De ahí la importancia de mantenernos energéticamente equilibrados tanto para nosotros mismos como para nuestro entorno.

Las nuevas tecnologías nos permiten conocer nuestra salud bioenergética a través de la observación del campo energético, y detectar posibles puntos débiles antes de que se lleguen a manifestar a nivel físico. Estas tecnologías nos ayudan también a detectar cuales son las vías de entrada y las estrategias de salud que el cuerpo va a agradecer más en ese momento, y empezar así a trabajar por capas. Puesto que el estado de nuestro cuerpo bioenergético va a influir en que nos sintamos bien a nivel físico y psicoemocional, es muy importante mantenerlo en el nivel adecuado y en equilibrio, y cuando exista ya una disfunción física, el trabajo sobre el campo energético permitirá una recuperación más completa.

En definitiva, si fortalecemos y equilibramos nuestro campo bioenergético, estaremos en mejor disposición de afrontar cualquier situación física o psicoemocional y de mantener un estado óptimo de salud y bienestar.

Si estás interasado o interesada en obtener más información, puedes hacerlo aquí

Puedes dejar tu comentario más abajo. ¡Gracias!

yolanda

No hay comentarios

Publicar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR