(+34) 629 922 230

Calle Azalea 450, Soto de la Moraleja - 28109 Alcobendas - Madrid

Síguenos
Top
 

Tu energía, tu salud, y mis lecturas recomendadas para estas vacaciones

Las vacaciones son siempre un buen momento, además de para relajarse y divertirse, para leer todo aquello que en el día a día no tenemos tiempo. Yo por ejemplo siempre me llevo al menos 2 libros en mis vacaciones y suelen volver leídos de “cabo a rabo”.

Si te interesan los temas relacionados con la relación entre energía y salud, desarrollo espiritual, quienes somos, de dónde venimos y adónde vamos,… al final de este artículo puedes encontrar algunos de los libros que más me han gustado últimamente sobre estos temas. Si te animas a leer alguno, espero que me des tu opinión cuando lo acabes.

Energía y Salud

Aparte de las lecturas recomendadas, en este artículo quería tratar aunque de forma resumida, el camino recorrido por la energía en relación con la salud, tanto desde las tradiciones más antiguas de Oriente como desde la investigación más científica de Occidente. La pareja Energía y Salud no es algo de descubrimiento reciente, sino que se remonta a hace varios miles de años, pero lo mejor es que parece que actualmente hay un interés renovado por estos temas sobre todo desde el mundo científico, como comenta el Doctor Oschman, uno de los investigadores de los que hablo más abajo: 

“Hoy no puede haber dudas de la existencia del campo energético humano. En muy pocas décadas, los científicos han pasado de la convicción de que no existen campos de energía alrededor del cuerpo humano, a la certeza de que sí existen y son médicamente importantes”.

La energía y el campo bioenergético humano

En el mundo occidental, sobre todo en el mundo de la medicina, hablar de energía no es siempre sencillo. Pero lo cierto es que la ciencia hace ya muchos años, incluso siglos, que ha venido demostrando la existencia del campo bioenergético humano, lo que en lenguaje más espiritual se ha llamado el aura. En realidad, sobre todo en el mundo oriental, esto se conoce desde el origen de los tiempos. Lo que ocurre es que en occidente se está redescubriendo ahora. La física cuántica, la teoría de la relatividad han contribuido favorablemente a este cambio de perspectiva.

La tradición espiritual de la India y el Ayurveda, la ciencia de la vida, que tiene más de 5.000 años, ya hablaba de una energía universal llamada prana, que se considera la fuente de toda la vida. Y también de centros energéticos llamados chakras, que recogen la energía y la distribuyen por todo el cuerpo. También los chinos, 3.000 años a.C. llamaban Chi a la energía vital, con sus dos fuerzas polares el yin y el yang, que cuando están en equilibrio es señal de un buen estado de salud, y el desequilibrio es señal de enfermedad. En la iconografía religiosa cristiana podemos ver cómo Jesús y los santos se representan siempre con un halo de luz en la cabeza. En definitiva, existen muchas enseñanzas y textos antiguos que describen detalladamente el campo bioenergético humano.

Ya en el siglo XX hay muchos investigadores que han demostrado la existencia de los campos energéticos humanos, y su relación con la salud y la sanación. Uno de ellos es la Dra. Valerie Hunt, neurobióloga y una de las mayores autoridades científicas en el estudio de la energía humana, de la que ya hablaba en el artículo de mi blog “El campo bioenergético: la frontera de la salud humana”. Según la Dra. Hunt, nuestro campo bioenergético es “la frontera de la salud humana”. Nuestro cuerpo energético nutre nuestro cuerpo físico y nos protege del entorno, a la vez que nos permite comunicarnos con él, y cuando en este campo hay perturbaciones, tarde o temprano se manifestarán en el cuerpo físico. Por eso, cuanto más fuerte sea nuestro campo energético, mejor nos enfrentaremos y resistiremos ante cualquier situación adversa que se nos presente.

Otro científico de la actualidad que trabaja mucho sobre la investigación de los campos energéticos humanos es el Dr. James L. Oschman, científico norteamericano experto en Biología celular, Biofísica y Fisiología, conocido como el padre de la Medicina Energética. El Dr. Oschman afirma que se puede explicar científicamente cómo la electricidad y los campos magnéticos de nuestros órganos, que se utilizan en las mediciones de electrocardiogramas y electroencefalogramas, fluyen desde nuestro cuerpo y pueden interactuar con el de los demás tanto a nivel local, como a distancia. Y que las enfermedades pueden tratarse bioenergéticamente. Para Oschman, la base científica que sustenta la medicina clínica moderna es la misma que explica la existencia del aura o cuerpo energético. 

¿Podemos sentir la energía?

La energía fluye por nuestro cuerpo, y también está en todo lo que nos rodea. En realidad, el vacío no existe. Lo que se creía que era el vacío hoy se sabe que es un campo de energía que se suele llamar “campo de punto cero”.

Podemos hacer un ejercicio para empezar a notar la energía que nos rodea:

poniendo una mano frente a la otra, y poniendo nuestra atención en el espacio entre ambas manos, vamos juntando las manos a pequeños golpecitos, sin retirar el foco del espacio que hay entre ellas, y luego las vamos separando de nuevo…. De esta manera podemos sentir como una “barrera” entre nuestras manos, como algo que nos opone resistencia, y que normalmente se hace más evidente al separar las manos. Con práctica se puede notar también el campo de energía de una persona, acercando poco a poco la mano hacia ella.

Todo está conectado, cuerpo-mente-emociones. Cuando observamos el campo bioenergético de una persona, podemos ver cómo se modifica en función de la situación que esté viviendo, de sus emociones e incluso de sus pensamientos. Pero también nuestro entorno se modifica, porque estamos continuamente interaccionando con otros campos; así si estamos energéticamente equilibrados influiremos positivamente sobre aquellos que se encuentren cerca de nosotros.

¿Quién no ha sentido alguna vez la presencia de una persona estando de espaldas? O ¿Quién no se siente muy bien o muy mal en presencia de alguien?.

¿Cómo podemos observar nuestro campo bioenergético?

Actualmente disponemos de nuevas tecnologías que nos permiten conocer nuestra salud energética a través de la observación del campo energético. Estas tecnologías nos ayudan a detectar los posibles puntos débiles antes de que se lleguen a manifestar a nivel físico, y también las posibles vías de entrada que nos permitirán establecer las estrategias de salud más adecuadas, aquellas que la persona va a agradecer más en ese momento.

En el Área de Salud Bioenergética trabajamos con dos tecnologías:

-el dispositivo Biowell.

-el dispositivo Prognos.

Detrás de estos dispositivos hay una enorme investigación científica, y la medición con los dos aparatos es totalmente indolora y no invasiva.

Los inicios de la tecnología GDV (visualización por descarga de gas), que es la utilizada en Biowell, se remontan a principios del siglo pasado (1939) con las investigaciones que dieron lugar a la fotografía Kirlian, desarrollada por el matrimonio de científicos Kirlian, con la que podían fotografiar la fluorescencia de los dedos, de plantas, etc. Años después, en 1.995, se desarrolla la tecnología GDV por un equipo de científicos también rusos liderados por el Prof. Konstantin Korotkov, catedrático de la Universidad de San Petersburgo, director del Instituto Estatal de Ciencias del Deporte de Rusia y Presidente de la Unión Internacional de Bioelectrografía Médica y Aplicada. Desde entonces, se han realizado numerosos estudios científicos en diferentes ámbitos, que nos aportan “luz” sobre la importancia de cuidar nuestro campo bioenergético. Se han realizado investigaciones con Biowell en medicina, deporte, e incluso para aplicaciones policiales. Las conclusiones generales son que del estado del campo bioenergético se puede obtener información sobre la salud física y psicoemocional de la persona, y se puede ver además cómo reacciona ante diferentes influencias. Puedes ver más detalles de estas investigaciones en el artículo de este blog “La fotografía del alma”.

Por último, aquí te dejo mis lecturas recomendadas para las vacaciones:

  • “Lo que tu luz dice”. Un viaje desde la Tecnología hacia la Consciencia- de la Doctora en Biomedicina Ana María Oliva.
  • “Manos que curan”. El libro guía de las curaciones espirituales- de Barbara Ann Brennan, sanadora practicante, terapeuta y científica (investigadora de la NASA).
  • “El poder del Ahora”. Una guía para la iluminación espiritual- de Eckhart Tolle, investigador y supervisor en la Universidad de Cambridge.
  • “Usted puede sanar su vida”. Un fenómeno mundial de la literatura de crecimiento personal- de Louise L. Hay, terapeuta, profesora y conferenciante.
  • “La fuerza del espíritu”. Un camino hacia un nivel energético más elevado y los pasos para lograrlo- de Wayne Dyer, psicoterapeuta y doctor en psicología.
  • “Cómo lograr el milagro de vivir despiertos”. Cómo vivir de manera plena a través del ejercicio de la atención mental- del maestro vietnamita Thich Nhat Hanh.
  • “Perfecta Brillante Quietud”. Relato íntimo de un despertar espiritual espontáneo. Un mensaje que pone punto y final a toda búsqueda espiritual- de David Carse.
terapias energeticas
yolanda

No hay comentarios

Publicar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR