(+34) 629 922 230

Calle Azalea 450, Soto de la Moraleja - 28109 Alcobendas - Madrid

Síguenos
Top
 

Azúcar y salud: La “dulce” verdad

Últimamente he leído varios artículos muy interesantes que confirman lo que ya se viene sabiendo hace tiempo, que lo que realmente hace daño, engorda y te hace enfermar, no es la grasa sino el azúcar.
El Dr. Mark Hyman, autor del libro “La solución del azúcar en la sangre”, comenta que el azúcar en todas sus formas es la causa de la epidemia de obesidad en Estados Unidos, y de la mayoría de las enfermedades crónicas.

Las enfermedades del corazón, el cáncer, la demencia, la diabetes tipo 2, la depresión y hasta el acné, la infertilidad y la impotencia, parecen tener relación con un consumo elevado de azúcar y también de harinas.

El azúcar es ocho veces más adictivo que la cocaína

Y la harina es todavía peor, ya que se ha visto que eleva el azúcar en sangre más que el azúcar de mesa, incluso la harina integral.

Ser adicto a la harina y al azúcar no es un trastorno emocional. Es un trastorno biológico, impulsado por las hormonas y los neurotransmisores que estimulan el consumo incontrolado de azúcar y carbohidratos.

En un estudio, científicos de la Universidad de Harvard demostraron que un batido de alto contenido en azúcar (en comparación con uno de bajo contenido en azúcar) no sólo aumentaba la insulina y el azúcar en la sangre y llevaba a un consumo excesivo de azúcar, sino que produjo modificaciones en el cerebro “encendiendo” el centro cerebral de las adicciones.

adicción azúcar10 claves para “desintoxicarse” del azúcar

Por todo ello, para mantener una buena salud, es necesario romper el círculo vicioso del consumo de azúcares y carbohidratos.

Se proponen 10 claves para “desintoxicarse” del azúcar:

1. Tomar la decisión de hacerlo
2. Ser estricto, es decir, dejar de consumir todos los tipos de edulcorantes artificiales, productos de harinas y azúcares, y dentro de lo posible, evitar cualquier alimento que venga en una caja, paquete o lata, o que tenga una etiqueta
3. No beber calorías (refrescos, bebidas deportivas, jugos de frutas, tes o cafés azucarados,…)
4. Tomar proteínas en cada comida, especialmente en el desayuno, es la clave para equilibrar el azúcar en la sangre y la insulina, y para cortar los “antojos compulsivos”
5. Comer todos los carbohidratos que quieras, pero de los “buenos”. Estos son los de los vegetales que no contienen almidón: brócoli, coliflor, espárragos, judías verdes, champiñones, cebollas, calabacines, tomates, hinojo, berenjena, alcachofas y pimientos, por nombrar sólo unos cuantos. Evitar las patatas
6. Combatir el azúcar con grasa “buena”. La grasa no engorda, el azúcar sí. Es muy recomendable, junto con las proteínas ingerir en todas las comidas grasas provenientes de frutos secos, aceite de oliva, aguacates, y los omega-3 de los pescados
7. Llevar siempre consigo algo sano para “picar” entre horas, como nueces, almendras,…
8. Evitar el estrés. Se ha demostrado que respirar profundamente activa el nervio vago, eliminando el estrés. Para ello sólo hay que respirar 5 veces, contando hasta 5 en cada inspiración y en cada exhalación, antes de cada comida.
9. Evitar el gluten y los lácteos, que junto con azúcares, harinas y grasas trans, producen inflamación
10. Dormir bien. El sueño es la mejor manera de luchar contra el impulso de comer en exceso

yolanda

No hay comentarios

Publicar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR